jueves, 6 de mayo de 2010

LA APATIA ANALITICA O EL AMOR DE TRANSFERENCIA

A los próximos posibles lectores de este nuevo blog al que me insistieron
para que pueda tener un espacio dedicado a la teoría y práctica del análisis.
El amor de transferencia, descubrimiento que hace Freud en la situación analítica es equiparado al verdadero amor, pero diferenciado de éste por la posición del analista frente a su paciente, posición asimétrica que le permite ser colocado en el lugar de supuesto saber.
En la transferencia se dan dos vertientes: una relacionada al amor-pasión,de la que dice Lacán: "Es así como, desde siempre, la cuestión del amor de transferencia ha estado ligada, demasiado estrechamente, a la elaboración analítica de la noción de amor. No se trata del amor en tanto Eros- presencia universal del poder de vinculación entre los sujetos, subyacente a toda la realidad en la cual el análisis se desplaza, sino del amor-pasión, tal como concretamente lo vive el sujeto, y otra dirigida al saber inconscinte, ambas, dependiendo de la posición que adopte el analista, podrán llevar a la cura analítica
En la transferencia es lo afectivo lo que permite colocar a alguen en la posición del sujeto supuesto saber, en tanto amar es suponer un saber. Pero no es lo mismo ocupar la posición del amado que la posición del amante. El primero, busca la satisfacción y quiere que lo amen de forma incondicional, es el demandado que desde una posición pasiva pretende capturar al otro dentro de si en medio de una relación imaginaria, es lo que denomina Lacan, el amor-pasión. El amante busca en el amado aquello que le falta y supuestamente el otro tiene, ubicándose en la posición de sujeto deseante".
De acuerdo a la posición asumida por el analista, es decir, el manejo dado a la transferencia es que podrá darse un acceso a la transferencia simbólica, en la cual este deseo del analista va en contravía a la satisfacción directa de la demanda de amor. El analista, no responderá en términos de saber a la demanda, sino de verdad.
Esta no respuesta a la demanda, enfrenta al sujeto a una vrdad que le es devuelta y que pone límite a sus efectos de significación.
Esto conlleva a que se coloque a ese otro en falta, lo que posibilita que el analista caiga en ese lugar de saber dándose un desplazamiento de la suposición del saber al ser del sujeto.

Lucía Serrano

4 comentarios:

  1. Muy interesante tu blog Lucía, te deseo mucho exito. Gracias por seguir mis delirios literarios, indispensables para sublimar jaja, quien más que tu me entiendes.
    Yo también te sigo. Nos vemos.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Muy, muy interesante. Tanto la entrada, como el blog, como la página de Grupo Cero. Creo que conocerte me va a aportar muchas cosas, te sigo! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola, curioso encontrar tu blog, después de tener un seminario este fin de semana de Transferencia y contratransferencia. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola! me encanto tu entrada!
    un bes1o

    ResponderEliminar