viernes, 21 de febrero de 2014

KONSTANTINOS KAVAFIS

ÍTACA

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca,
ruega que tu camino sea largo,
y rico en aventuras y experiencias.
Ni a Lestrigones, ni a Cíclopes,
ni a la cólera de Poseidón temas.
No verás tales seres en tu camino,
si tus pensamientos son altos,
si tu cuerpo y tu alma
no se dejan invadir por turbias emociones.
No encontrarás a Lestrigones
ni al Poseidón colérico
si no los llevas en ti mismo,
si no es tu espíritu quien los presenta.
Ruega que tu camino sea largo,
que innumerables sean las mañanas de verano
que (¡con cuánta delicia!)
llegues a puertos vistos por vez primera.
Haz escala en los emporios fenicios,
y adquiere bellas mercancías:
coral y nácar, ámbar y ébano,
y mil obsedentes perfumes.
Adquiere cuanto puedas de esos lujosos perfumes.
Visita numerosas ciudades egipcias,
e instrúyete ávidamente con sus sabios.
Ten siempre a Ítaca presente en el espíritu.
Tu meta es llegar a ella,
pero no acortes tu viaje:
más vale que dure largos años
y que abordes al fin tu isla
en los días de tu vejez,
rico de cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.
Ítaca te ha dado un deslumbrante viaje:
sin ella, el camino no hubieras emprendido.
Más ninguna otra cosa puede darte.
Aunque pobre la encuentres,
no hubo engaño.
Sabio como te has vuelto
con tantas experiencias,
comprenderás al fin
qué significan las Ítacas.

4 comentarios:

  1. Hola, Lucía. Gracias por participar en mi blog.
    Hoy acabo de escribir sobre Carmen Villoro, poeta mexicana y psiconalista como vos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. in those past years,the clothing which caused traffic accident
    كل فستان الدانتيل الأسود
    يجعل كل فستان الدانتيل الأسود أنيقة يمكنك أن تصبح أكثر نضجاً وجاذبية، إذا أردت، ثم انقر هنا

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. La Itacas de la vida son imprevistas
    emocionantes, sorprendentes.
    Cada paso, mejor dicho cada golpe de remo
    la barca del impreciso, imprevisto
    nos hace más ricos en experiencias.
    Y en eso estoy,
    en las Itacas de mi vida, que si no lo consiguen
    a bien seguro, sin una meta bien soñada
    no habría sido posible la vida.

    Un placer haberte leído.

    ResponderEliminar